galatea

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 17:13
Opinión

El Gobierno de España señala ahora a la presidenta del Parlamento de Cataluña como potencial culpable de los platos rotos de la llamada declaración de desconexión de Cataluña de España.

Un día alguien tendrá que dar explicaciones. Alguien tendrá que pagar por hacerle esto a uno de los territorios más bellos, lleno de buenas e interesantes personas de buena fe a las que han dejado al pie de los caballos.

Je m’accuse, je suis pilarista, dicho sea con un acento zarrapatroso que no consiguió domar don Ángel Pueyo en “las aulas del poder”. Sí, confieso, me acuso, un punto compungido y, la verdad, acojonado de mi ignorada hasta ahora pertenencia a una conspiración entre cósmica, nacional y de barrio para dominar esto que aún llamamos España, efecto de ver el Salvados de Jordi Évole sobre el colegio Nuestra Señora del Pilar.

La banca española, incluyendo por tanto grandes entidades catalanas como CaixaBank y Banco Sabadell, ha intervenido en la campaña electoral catalana para advertir de que se planteará su presencia en Cataluña si hay independencia. 

La arrogancia del ser humano es incorregible. La "torpeza notable en comprender las cosas", primera acepción de la RAE para el término estupidez, se lleva por delante cada año a mucha peña que "controla".

Se toma prestada una reflexión que el periodista Antonio Sangiao, uno de los profesionales que mejor sabe qué hacer para que un negocio navegue con buen rumbo por las infinitas aguas de Internet, tendió en una red social...